San Jerónimo traductor

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nació en Estridón (oppidum, ya destruido por los godos en 392, situado en la frontera de Dalmacia y Panonia) entre el año 331 y el 347, según distintos autores. San Jerónimo cuyo nombre significa ‘el que tiene un nombre sagrado’, consagró toda su vida al estudio de las Sagradas Escrituras y es considerado uno de los mejores, si no el mejor, en este oficio.

En Roma estudió latín bajo la dirección del más famoso profesor de su tiempo, Donato, quien era pagano. El santo llegó a ser un gran latinista y muy buen conocedor del griego y de otros idiomas, pero muy poco conocedor de los libros espirituales y religiosos. Pasaba horas y días leyendo y aprendiendo de memoria a los grandes autores latinos, Cicerón, Virgilio, Horacio y Tácito, y a los autores griegos Homero, y Platón, pero casi nunca dedicaba tiempo a la lectura espiritual.

Jerónimo dispuso irse al desierto a hacer penitencia por sus pecados (especialmente por su sensualidad que era muy fuerte, por su terrible mal genio y su gran orgullo). Pero allá aunque rezaba mucho, ayunaba, y pasaba noches sin dormir, no consiguió la paz, descubriendo que su misión no era vivir en la soledad.

De regreso a la ciudad, los obispos de Italia junto con el Papa nombraron como secretario a San Ambrosio, pero éste cayó enfermo, y decidieron nombrar a Jerónimo, cargo que desempeñó con mucha eficiencia. Viendo sus dotes y conocimientos, el Papa San Dámaso lo nombró como su secretario, encargado de redactar las cartas que el Pontífice enviaba, y luego lo designó para hacer la traducción de la Biblia. Las traducciones de la Biblia que existían en ese tiempo (llamadas actualmente Vetus Latina) tenían muchas imperfecciones de lenguaje y varias imprecisiones o traducciones no muy exactas. Jerónimo, que escribía con gran elegancia el latín, tradujo a este idioma toda la Biblia, en la traducción llamada Vulgata (o traducción hecha para el pueblo o vulgo). Aunque no fue designada como oficial de facto lo fue durante 15 siglos. El Papa San Dámaso I en el Concilio de Roma en el 382, expidió un decreto apropiadamente llamado «Decreto de Dámaso», en el cual hizo un listado de los libros canónicos del Antiguo y Nuevo Testamentos. Entonces le pidió a San Jerónimo utilizar este canon y escribir una nueva traducción de la Biblia que incluyera un Antiguo Testamento de 46 libros los cuales estaban todos en la Septuaginta, y el Nuevo Testamento con sus 27 libros.

Alrededor de los 40 años, Jerónimo fue ordenado sacerdote. Pero sus altos cargos en Roma y la dureza con la cual corregía ciertos defectos de la alta clase social le trajeron envidias y sintiéndose incomprendido y hasta calumniado en Roma, donde no aceptaban su modo enérgico de corrección, dispuso alejarse de ahí para siempre y se fue a Tierra Santa.

Sus últimos 35 años los pasó en una gruta, junto a la Cueva de Belén. Varias de las ricas matronas romanas que él había convertido con sus predicaciones y consejos, vendieron sus bienes y se fueron también a Belén a seguir bajo su dirección espiritual. Con el dinero de esas señoras construyó en aquella ciudad un convento para hombres y tres para mujeres, y una casa para atender a los que llegaban de todas partes del mundo a visitar el sitio donde nació Jesús.

Los atributos con los que suele representarse a este santo son: Sombrero y ropa de cardenal, un León y, en menor medida, una cruz, una calavera, libros y materiales para escribir. El motivo por el cual se le representa con un león es porque, según se dice, se encontraba San Jerónimo meditando a las orillas del río Jordán, cuando vio un león que se arrastraba hacia él con una pata atravesada por una enorme espina. San Jerónimo socorrió a la fiera y le curó la pata por completo. El animal, agradecido, no quiso separarse jamás de su bienhechor. Cuando murió San Jerónimo, el león se acostó sobre su tumba y se dejó morir de hambre. Pero es una leyenda atribuida por error, en realidad le pertenece a San Gerásimo, eremita. El parecido en los nombres indujo al error.

La iconografía clásica es la de san Jerónimo en su gabinete, como aparece en el cuadro de Domenico Ghirlandaio para la iglesia de Ognissanti en Florencia. Pero también ha sido representado como un eremita en la gruta del desierto, generalmente acompañado por un león, como puede verse en el cuadro de Leonardo y en el San Jerónimo en oración de Hieronymus Bosch.

Con tremenda energía escribía contra las diferentes herejías. La Iglesia Católica ha reconocido siempre a San Jerónimo como un hombre elegido por Dios para explicar y hacer entender mejor la Biblia, por lo que fue nombrado patrono de todos los que en el mundo se dedican a hacer entender la Biblia; por extensión, se lo considera el santo patrono de los traductores.

Murió el 30 de septiembre del año 420, a los 80 años.

[Este blog es un homenaje a él.]

Principio de recreación

Principio de recreación

En unos meses cumpliré 10 años como traductora. Hace tiempo al terminar la licenciatura, me enfrenté, como todos, al complejo mundo de la competencia: traductores egresados del “Harmon Hall” que cobran 30 pesos por cuartilla (por un trabajo deficiente), secretarias bilingües o asistentes que alguna vez fueron a Estados Unidos y que, por creer que hablan otra lengua, ya son aptas para traducir, o incluso funcionarios que trabajan en embajadas y, por tedio, traducen para generar con esto, no una profesionalización de este oficio, sino para crear relaciones públicas. Aquello que se llama “competencia desleal”.

En mi currículo figuran trabajos como locutora, guionista para radio, representante de un call center, coordinadora de programas culturales, y asistente de un historiador. Desde el inicio y hasta este día, he tenido que ejercer la traducción de manera velada, siempre en mis ratos libres y, por desgracia, estoy casi segura de que todos en esta sala sabemos lo que es tener que desempeñar un trabajo administrativo, que nos permita dedicarnos a esta profesión en cualquiera de sus vertientes.

Así como he desempeñado funciones diversas, también he tenido que traducir textos de distintas especialidades: he traducido manuales para bombas de tornillo excéntrico, libros sobre la relación del omega 3 y el déficit de atención, guías turísticas para cápsulas de radio y, entre lo más sublime, obras de teatro, cuentos y poemas… dicha variedad de textos me dejó algún tipo de aprendizaje y un conjunto de sustanciosos glosarios imposibles de conseguir en internet u otros diccionarios por lo especializado del texto original.

Fue hasta hace muy poco que se me presentó la oportunidad de dedicarme a la traducción literaria. Hace tres años, me vi beneficiada con una beca para estudiar la maestría en España, de 2007 a 2009, una excelente oportunidad de conocer el mundo de la traducción para editoriales, el ámbito de los derechos de autor y de los “hacedores” de libros, además de los más importantes traductores en lengua española como Miguel Sáenz, María Teresa Gallego Urrutia o Roser Berdagué.  Una beca que me dejó muchísimo aprendizaje y que les recomendaría enormemente, de seguir vigente el programa. Fue, a partir de entonces, que quedé cautivada por la infinidad de posibilidades que este ámbito ofrece, y comprendí a fondo lo que implica el difícil mundo de la traducción, desde los derechos de autor hasta las libertades mismas de un traductor dentro del texto, teniendo en cuenta, claro, la visión y opinión del autor del libro.

Diecisiete tomates y otras historias de Cachemira, de Jaspreet Singh, mi primera traducción publicada, es un libro de cuentos que describe el entorno de un país que atraviesa conflictos geopolíticos, individuos que padecen una realidad poscolonial violenta y cruel, sin distinciones de edad o género. Todo ello se nos presenta en catorce historias cuyas redes isotópicas son la guerra, la partición de la India y la comida, y cuyos actores principales son tres niños cachemires que habitan la frontera con Pakistán.

Cuando comencé a leer este libro no pude hacer más que estremecerme ante una realidad que se me presentaba demasiado lejana, una narrativa que mezclaba el hindi con el inglés, los saris con las kurtas, el arroz con azafrán. Con la primera lectura mis ojos quedaron inundados de tonos rojizos, ocres, de los resabios del aroma a chai y una sensación de calidez que provenía del lenguaje sutil y respetuoso de la India. Ya la segunda lectura me dejó ver las dificultades de explicar el significado de las palabras en hindi manteniendo la alternancia de lenguas, de describir platillos con ingredientes que no existen en nuestro continente, de hacer comprensible en nuestra cultura la gravedad de tomar la decisión de no llevar turbante, pues es obligatorio una vez que un niño entra a la pubertad y, lo más complicado, investigar su religión, la historia de todas las deidades porque cada una de ellas ostenta una enorme importancia en la vida cotidiana de la India.

Todo esto representaba un reto del que no me puedo jactar de haber llevado a buen término. En realidad, cuando releí el libro para escribir este pequeño texto, me di cuenta de la inmensa cantidad de cosas que ahora podría cambiar. Y no es que sea una traducción incorrecta, sino que se trata de una traducción mejorable que nunca dejará de serlo porque sé que conforme pasen los años y mi conocimiento del mundo vaya cambiando, las decisiones cambiarán también. Es una labor completamente equiparable al trabajo autoral de cualquier escritor que jamás deja de corregir sus textos, aún después de publicados. De ahí que haya segundas y terceras ediciones “corregidas y aumentadas”.

En cuanto al proceso en el cual comencé a traducir, tuve que hablar por teléfono y cartearme infinitamente con el autor (tuve la fortuna de que estuviera vivo). En determinado momento me presentaron a Dora Sales, una de las traductoras de Vikram Chandra, quien, en su infinita misericordia, me recomendó un glosario creado por los traductores de Sacred Games, publicado en la red para su libre consulta. Para resolver el tema de la alternancia de lenguas, decidí no eliminar las palabras en hindi, ni ponerlas en cursiva, pues la presencia de estas palabras es claramente un elemento de ruptura, de subversión contra el imperio inglés (kangri, pheran). Así las cosas, recurrí, en cambio a poner, junto a la palabra en hindi, su equivalente en español. Fui a restaurantes iraníes y pakistaníes a falta de un lugar de comida cachemira. Me amarré una toalla a manera de turbante para saber qué se sentía cargar con ese peso en la cabeza. Reescribí slogans de productos cachemires en español y los hice sonar como un comercial. Tuve, incluso, que escribir un poema, escribir una canción… y encima cantarla para ver si sonaba bien.

Después vinieron las correcciones, las lecturas de los amigos, del editor, las observaciones de algún aficionado a las armas, las críticas de un poeta al que le molestaba la repetición de la frase “montañas lejanas”, repetición totalmente justificable, entre muchos otros. Debo decir que todos los comentarios fueron muy útiles, incluso aquellos de los que hice caso omiso. Lo que es más, este tipo de enfrentamientos nos obligan a justificar decisiones que quizá tomamos porque nos “suenan bien”, y a realizar siempre ese ejercicio, que alguna vez Miguel Sáenz llamó, de teoría contra intuición.

Ahora bien, si analizamos los procesos que llevan a cabo los traductores literarios, veremos que todos pasamos por lo mismo, trátese de la especialidad que se trate. Primera lectura: de reconocimiento, ver de qué se trata; segunda lectura: de identificación de problemas, de investigación; tercera lectura: de proceso traductológico, cuarta: de primera revisión general del resultado, y quinta: de segunda revisión con algún lector del original o, en su defecto, con el editor o especialista y, si bien nos va, termina aquí. Si no, como en una receta, agregar revisiones al gusto.

Es entonces nuestra tarea, la de traducir lo que los enfants terribles catalogan de “intraducible” –entendiendo por enfants terribles los poetas o ensayistas que creen que “traducen”–. Nuestro quehacer implica reproducir una obra ya escrita para que, como dijera Carlos Fortea, la entiendan quienes no la entendían, a sabiendas de que no la entenderán quienes ya la entendían. Debemos llevar al lector a una realidad que no es la suya, mantener esa extrañeza que tanto se quiso borrar en la antigüedad; ya dejamos atrás la época en la que el traductor debía pasar inadvertido. Asumo el riesgo de sonar reaccionaria y digo que es momento de reivindicar la imagen del traductor, de no tener que explicar al editor que su “manual de estilo” no aplica para todas las traducciones, de exigir nuestro nombre en la portada y de tomar decisiones dentro del texto que será nuestra creación. Afortunadamente no son éstos gritos ahogados y hay editoriales nuevas que parecen prestar oídos, como es el caso de Jus y de Páramo ediciones, dos grupos editoriales que han apostado por defender y promover a los traductores mexicanos. Existen ahora organizaciones como el Colegio de Traductores de México que abogarán porque así sea: con un organismo como éste se busca combatir la competencia desleal que les comentaba al principio, los traductores podrán solicitar apoyo jurídico, consejos profesionales, estarán incluidos en un directorio de traductores y podrán participar en un foro o espacio donde aquellos que cuentan con más experiencia podrán guiar a quienes comienzan su camino en esta profesión.

En el caso de la traducción de obras literarias, hay que hacer hincapié, por ejemplo, en la firma de un contrato, en tener cuidado de no publicar textos completos en la red, a menos de que sea una traducción publicada y, por lo tanto, protegida y con permiso de la editorial. Hay que estipular durante cuánto tiempo la editorial podrá hacer reimpresiones de nuestra traducción y en qué momento podemos ofrecerla, si fuera el caso, a otra editorial. Si nosotros no conocemos nuestros derechos, nadie más los exigirá por nosotros.

Así pues, desde nuestra propia trinchera ayudemos a que se entienda a la traducción como una modalidad de la transformación de una obra literaria, una recreación cuya integridad, al igual que la obra original, debe ser respetada. Y sobre todo a replantear la presencia del traductor en la vida cultural del país. Comprendamos que a lo largo de milenios ha sido la tarea del traductor comunicar a las distintas culturas entre sí para lograr el enriquecimiento de la sociedad en general.

[Texto leído por Edith Verónica Luna en la presentación del Colegio de Traductores de México, A.C. en el marco de la celebración del Día Internacional del Traductor.]

Edith Verónica Luna

Impresiones de la traducción

El día de ayer se presentó oficialmente el Colegio de Traductores de México, A.C. en el marco de la Celebración del Día Internacional del Traductor, la cual se declaró inaugurada a las 18:50 horas en el Teatro El Milagro.

Para iniciar el evento, al que asistieron más de 30 traductores egresados de distintas instituciones, se presentó el libro Traductora de sentimientos, de Hélène Rioux, traducido por Roberto Rueda Monreal. En su ponencia, Rueda Monreal describió a grandes rasgos el argumento de la novela: una traductora que, harta de haber trabajado durante largo tiempo para la colección de novelas rosas “Sentimientos”, se aventura en la ardua tarea de traducir la autobiografía de un asesino serial, Leonard Ming. Rueda Monreal abordó el tema de la ética profesional, los miedos que acechan al traductor al enfrentarse a un texto que atenta contra sus convicciones más arraigadas y sus prejuicios. Sin embargo, más que responder a los cuestionamientos que plantea un debate como éste, se plantearon otros que seguirán en el tintero como ¿puede una mujer con clara postura anti-aborto, traducir un texto a favor de éste sin orientar el texto hacia su postura ideológica? o ¿puede un traductor católico radical traducir un texto sobre matrimonios gay sin influir de cierto modo en el texto? Todos estos temas de debate que seguirán nutriendo el diálogo del gremio.

A continuación, un representante de SDL Trados hizo una breve presentación acerca de las herramientas conocidas como “memorias de traducción”. Hizo incapié en que no se trata de una traducción automatizada, como creen generalmente quienes están familiarizados con seudo traductores disponibles en la red como “google translator” o sus similares. sino una especie de base de datos que le “recuerda” al traductor cómo tradujo un término o frase en un texto anterior similar. Es el traductor quien decide finalmente si utiliza de nuevo la sugerencia de traducción que ofrece el programa o no, digamos que funciona a manera de glosario terminológico y fraseológico que detecta concordancias y nos ayuda a aprovechar el tiempo de una mejor manera.

Para seguir con las ponencias, la Lic. Katya Ojeda habló acerca de la traducción audiovisual, específicamente el doblaje para cines y series de televión. La traductora abundó sobre las dificultades de traducir para emdios audiovisuales pues, a menudo, se ven restringidos por el espacio del subtítulo, el tiempo que habla el personaje y las coordinación labial del personaje, humano o animado, que aparece en pantalla. La Lic. Ojeda, apoyada con un proyector y una presentación en power point, ilustró con ejemplos de audio e imagen las soluciones que ella ha planteado para los problemas que le presenta cada una de sus especialidades, lo cual facilitó al aditorio la comprensión de este oficio.

Finalmente, las traductoras Edith Verónica Luna y Fernanda Salazar participaron en una mesa redonda que versó sobre la formación de los traductores, la manera en la que cada traductor, por azares del destino o por convicción propia, se especializan en determinado campo de la traducción.  En la primera parte de esta mesa redonda, se habló del proceso traductológico del libro Seventeen tomatoes, del escritor indocanadiense Jaspreet Singh, un libro de cuentos que describe el entorno de un país que atraviesa conflictos geopolíticos, individuos que padecen una realidad poscolonial violenta y cruel, sin distinciones de edad o género. Todo ello presentado en catorce historias cuyas redes isotópicas son la guerra, la partición de la India y la comida, y cuyos actores principales son tres niños cachemires que habitan la frontera con Pakistán. En la segunda parte de la mesa redonda se trató el tema de la falta capacitación de peritos traductores que estén debidamente avalados por las instituciones correspondientes, de la profesionalización y actualización de traductores en el ámbito jurídico, además del problema de la tercerización en este ámbito. Incluso, tuvimos la oportunidad de entrar en detalle en el tema de la competencia desleal y los diversos modos que hay de combatirla como, por ejemplo, la unificación de tarifas y el informar a la sociedad la diferencia entre los traductores especializados y los advenedizos.

Entre las conclusiones de este breve encuentro, tenemos que hay que comenzar a teorizar nosotros mismos sobre la traducción, sobre la lengua; hay que fomentar el respeto hacia esta labor y luchar por el respeto a los derechos de los traductores; volvernos, más allá de meras herramientas de comunicación, actores que defiendan su oficio y que replanteen la presencia del traductor en la vida cultural y laboral del país. Organismos como el Colegio de Traductores de México serán piezas clave en el devenir de esta difícil empresa.

Edith Verónica Luna

Abreviaturas útiles en español

 

Lista de abreviaturas, siglas y símbolos

Se ofrece una lista, cuyo uso es solo preceptivo, por su carácter internacional, en el caso de los símbolos y abreviaturas correspon­dientes a los elementos químicos y a las unidades de medida.

a área
a. Arroba  (@)
(a) alias
A Amperio(s)
A. Alteza
aa. arrobas
AA. Alteza
AA. VV. autores varios. 
a/c A cuenta
a. C. antes de Cristo.
Ac actinio
acept. aceptación
A. D. anno Dómini (‘año del Señor’)
a. de C.; a. de J. C. antes de Cristo. Véase también a. C.; a. J. C.
admón. administración
adm.dor; admr. administrador
ADN ácido desoxirribonucleico.
a/f a favor
Ag plata
Al aluminio
Alfz. alférez
Almte. almirante
Am americio
AM amplitude modulation (‘amplitud modulada’).
a. m. ante merídiem (‘antes del mediodía’)
A. M. D. G. ad maiórem Dei glóriam (‘a mayor gloria de Dios’)
ap. aparte
apdo. apartado
Ar argón
ARN ácido ribonucleico.
Arq. arquitecto
art.; art.º artículo
Arz. arzobispo
As arsénico
at atmósfera(s) técnica(s)
At ástato
A. T. Antiguo Testamento
atm atmósfera(s) normal(es)
atte. atentamente
atto. atento
Au oro
Av.; avd.; avda.; avenida
B boro
B. /Bto. beato
Ba bario
Bco. Banco  (entidad financiera)
Be berilio
Bk berkelio

 financiera- boliviano(s) (moneda oficial de Bolivia) Véase también Bs boliviano(s) (moneda Véase también bs Buenos Aires (Argentina) 
blog web log
Bi bismuto
Bibl. biblioteca
B.°; Bo. barrio
Bq becquerel(s)
Br bromo
Brig. brigada
 bs  bolívar(es) moneda oficial de Venezuela
 Bs  Bolivianos (moneda oficial de Bolivia).
Bs. As. Buenos Aires
c centi-
c circa (‘en torno a la feca que se indica’)
c.; cent.; ctv.; ctvo. centavo
c.; C/ calle
c/ cgo. cargo / cuenta
C Culombio(s)
C Carbono
°C Grados centígrados (Celsius)
Ca Calcio
C.ª;  Cía.; C.Ía;; Comp. Compañía
cal Caloría(s) 
Cap.  Capital
Cap.  Capitan
cap., cap.º capítulo
Cap. Fed. capital federal
c/c cuenta corriente
cd candela(s)
Cd cadmio
CD; CD-ROM compact disc (‘disco compacto’) compact disc-read only memory (‘disco compacto solo de lectura, cederrón’)
Cdad.  ciudad
Ce cerio
c. e. Correo electrónico
cent. céntimo de euro
cént.; cts. céntimo
Cf californio
cf.; cfr.; conf. cónfer (‘compárese, véase’). 
c. f. s. coste, flete y seguro 
cg centigramo(s)
cgo. cargo
ch/  cheque
Ci Curio(s) (unidad de radiactividad)
CIF Código de identificación fiscal
Cje. corretaje
cl Centilitro(s)
Cl cloro
cm centímetro(s)
cm2 centímetro(s) cuadrado(s)
cm3 centímetro(s) cúbico(s)
Cm Curio (elemento químinco)
Cmdt.; Cmte comandante
Cnel. coronel
col. columna
col. colonia
col. colección
Col. colegio
Com.ón comisión
Contalmte. contraalmirante
cp. compárese
C. P. código postal
Cr cromo
Cu cobre
c/u cada uno
CV ;   hp caballo(s) de vapor
d deci-
D.  don
D.ª  doña
d deci-
da deca-
dag decagramo(s)
dal decalitro(s)
dam decametro(s)
dB decibelio(s)
d. C. después de Cristo
depto. departamento
desct.ª descuento
D. F. Distrito Federal
d/f dias fecha
dicc. diccionario
DIN Deutsche Industrie Normen (normas de la industria alemana’) 
Dir. dirección
D. L.  Depósito legal
DM Deutsche Mark (‘marco alemán, marcos ale­manes’) (antigua moneda oficial de Alemania)
dm decímetro(s)
dm2 decímetro(s) cuadrado(s)
dm3 decímetro(s) cúbico(s)
DNI documento nacional de identidad (España)
doc. documento
D. P. distrito postal 
Dr. Dr.ª doctor, doctora
dupdo. duplicado
d/v Días vista
Dy disprosio
dyn Dina(s)
E Este
e/ envío
e/c en cuenta
ed. edición; editor
Ed. Edit. edtorial
ej. ejemplo
Em.a Eminencia
e-mail correo electrónico
Emmo. Eminentísimo
Er erbio
erg Ergio(s)
Es Einstenio
et al. et alii (‘y otros`)
etc. etcétera
Eu europio
eV electronvoltio
Exc.a Excelencia
excl. exclusive
Excmo.; Excm.o Excelentísimo
F flúor
F faradio(s)
 °F grados fahrenheit
f.ª; fra. factura
fasc. fascículo
F. C.  FF. CC. Ferrocarril(s)
Fe hierro
Fdo. firmado
fig. figura
Fm fermio
FM frecuencia modulada
f.; f.º; fol. folio
Fr francio
Fr fray
ff ‘pies’ de longitud
g gramos (nunca * gr.)
G giga-
G. guaraní(es) (moneda oficial de Paraguay)
Ga galio
Gd gadolinio
Gdor. Gobernador
Ge germanio
g. p. ; g/p giro postal
Gral. General
Gs gauss
gta. glorieta
Gy Gray(s)
h horas
h hecto-
h altura
H henrio(s)
H hidrógeno
H. HH. hno. Hermano(s) (de una orden religiosa)
Ha hahnio
ha hectárea(s)
HDL high density lipoprotein (‘lipoproteína de alta densidad’) 
He Helio
Hf Hafnio
hg hectogramo(s)
Hg Mercurio
hl hectolitro(s)
hm hectómetro(s)
Ho Holmio
Hs hassio 
http hypertext transfer protocol (`protocolo de transferencia de hipertexto’) 
Hz hercio(s) 
I Yodo
Ib.; ibíd. ibídem (`en el mismo lugar’)
Íd. ídem (‘el mismo, lo mismo’)
i. e. id est (`esto es’) 
Igl.ª iglesia 
IHS Iesus hóminum salvátor (‘Jesús salvador de los hombres’) 
Ilmo. Ilustrísimo
Iltre. Ilustre
Imp.; impr. imprenta impreso
in pulgada(s)
In Indio
Ing.º ingeniero 
INRI Iesus nazarenus rex iudaeórum (Jesús naza­reno rey de los judíos’) 
Inst. Instituto
Ir Iridio
ISBN International Standard Book Number (`Regis­tro Internacional de Libros Editados’) 
ISO International Standard Organization (‘Organi­zación Internacional de Estandarización’)
ISSN International Standard Series Number (‘Regis­tro Internacional de Publicaciones Periódicas’)
IVA impuesto sobre el valor añadido
izdo., izda.; izq.;izqdo, izgda. izquierdo, izquierda
J julio(s)
J. C. Jesucristo
Jhs., JHS Jesús (referido a Cristo)
k kilo-. Nunca *K
K Kelvin
K Potasio
kc kilociclo(s)
kg kilogramo(s)
kl kilolitro(s)
km kilómetro(s)
Km2 kilómetro(s) cuadrado(s)
k. o. knock-out (‘fuera de combate’)
kp kilopondio(s)
Kr kriptón
Kv kurchatovio
kW kilovatio(s)
1; L litro(s)
v letra (de cambio)
La lantano
lb libra(s) (de peso)
1. c. loco citato. Véase también loc. cit.
LDL low density tipoprotein (lipoproteína de baja densidad’)
Ldo. licenciado. Véase también Lic.; Licdo.
Li litio
Lic.; Licdo. licenciado, licenciada. Véase también Ldo.
loc. cit.;  1. c. loco citado (`en el lugar citado’).
LP long play (`elepé’)
Lps. lempira(s) (moneda oficial de Honduras).
Lr laurencio
Ltd. limited (limitado’ o `limitada’)
Ltda. limitada
Lu lutecio
Ix lux
M mega­
m mili­
m metro(s)
mz metro(s) cuadrado(s)
m3 metro(s) cúbico(s)
M.` madre (en orden religiosa). Véase MM.
máx. máximo
Md mendelevio
mb milibar(es)
Mc megaciclo(s)
Mercosur Mercado Común del Sur
mg miligramo(s)
Mg magnesio
min minuto(s) (de tiempo)
mín. mínimo
MIR médico interno residente (España)
MI mililitro(s)
mm milímetro(s)
MM 2 milímetro(s) cuadrado(s)
mm 3 milímetro(s) cúbico(s)
MM. madres.
Mn manganeso
m. n. moneda nacional
Mo molibdeno
Mons. monseñor
mr. mártir
ms. manuscrito
Mt meitnerio
Mx maxwel l (s)
n nano­
n. nota
N newton(s)
N nitrógeno
N Norte
Na sodio
Nb niobio
N. B. nota bene (nótese bien’)
Nd neodimio
N. del T. nota del traductor
Ne neón
NE nordeste
Ni níquel
NIF número de identificación fiscal
n.°;  nro.; núm. número. Véase también
No nobelio
NO noroeste
Np néper
Np neptunio
ntro. nuestro
Ns nielsbohrio
N. S. Nuestro Señor (Jesucristo)
N. T. Nuevo Testamento
Ntra. Sra. Nuestra Señora 
O oxígeno
O Oeste
Ob. obispo
ob. cit.;  op. cit. obra citada. 
OCDE Organización para la Cooperación y el Desarrollo económico­
Oe oersted(s)
OEA Organización de Estados Amerianos
OIT Oficina Internacional del Trabajo
O. M. Orden Ministerial
OMS Organización Mundial de la Saud
ONG organización no gubernamental
ONU Organización de Naciones Unidas
OPA oferta pública de adquisición (de acciones
OPEP Organización de Países Exportadores de Petróleo
Os osmio
OTAN  Organización del Tratado del Atlántico Norte
oz onzas
p pico-
p.; pp.; pág.; págs. página-s
P poise
P fósforo
P peta-
P. Padre (órdenes religiosas)
Pa pascal(s)
Pa proactinio
p. a. por autorización / por ausencia
p.º paseo
párr. párrafo
Pb plomo
Pbro.; Presb. presbítero
pc parsec(s)
PC computadora u ordenador personal
Pd paladio
P. D. posdata
p. d. porte(s) debido(s)
Pdte. presidente
pl.; pza. plaza
p. o.; p/o por orden
Prof. profesor
p. p. portes pagados
p. p. por poder
ppal.; pral. principal
pról. prólogo
P. S. post scríptum
prov. provincia
Pt platino
Pyme(s) pequeña y mediana empresa
Qm quintal métrico
R roentgen(s)
R. respuesta
R.; Rvdo. Rev.; reverendo.
Ra radio
rad radián, radianes
Rb rubidio
R. D. Real Decreto 
Re renio
reg. registro
Rep. república
Rh rodio
Rh rhesus (factor sanguíneo)
R.1.P requiéscat in pace (`en paz descanse’).
Rn radón
R. O. Real Orden 
r.p.m. revoluciones por minuto
R R. reverendos. Véase R.
Rt rutherfordio
Rte. remitente
Ru rutenio
Rvdo. reverendo. Véase también R.; Rev.
s segundo(s) (de tiempo). Nunca *sg
s. ; ss.; sig. Siguiente-s 
s. Siglo
S Sur
S siemens
S azufre 
S. ; St.ª Santo; santa
S. A.        SS. AA. Su Alteza. Sus Altezas
S. A. R.                                 Su Alteza Real 
Sb antimonio                                          
Sc escandio
s/c su cuenta
Sdad.; Soc.                   sociedad.
s. e.; s/e                                sin (indicación de) editorial
Se                                         selenio
SE                                         sudeste
s. f.; s/f                                 sin fecha
sl                                                    silicio
s. l.      sin lugar  sin (indicación de) lugar de edición
S. L.                                       sociedad limitada
S. M.; SS. MM. Su Majestad; Ss Majestades
SME Sistema Monetario Inernacional
Sn estaño
s. n. ; s/n Sin número (calle)
SO sudoeste
S. P. servicio público
sq. et sequentes
S. S. Su Santidad
t tonelada(s)
T tesla(s)
T tera-
T. tara
Ta tantalio
TAC tomografía axial computerizada
TAE tasa anual equivalente
Tb terbio
Tc tecnecio
Te telurio
tel.; teléf; tefno. teléfono
Th torio
Ti titanio
TIR Transport International Routier (‘transporteinternacional por carretera’)
tít. título
Tl talio
TM trademark (‘marca comercial registrada’)
TNT trinitrotolueno
trad. traducción
Tte. teniente
u unidad(es) de masa atómica
U uranio
U.; Ud. usted
UCI unidad de cuidados intensivos
UHF ultra high frequency (frecuencia ultraalta’)
UNESCO United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization (‘Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Cien­cia y la Cultura’)
UNICEF United Nations International Children’s Emergency Fund (`Fondo Internacional de las Naciones Unidas de Socorro a la Infancia’)
UV.; UVA  ultravioleta
UVI unidad de vigilancia intensiva
V Voltio(s)
V Vanadio
v. véase
v. verso
v/ visto
Valmte vicealmirante
V.º B.º visto bueno
V. E. Vuestra Excelencia
v. gr. verbigracia
VHF  Very high frequency
VHS Video home system
V I. Vuestra ilustrísima
vid. vide (‘véase’)
VIH virus de inmunodeficiencia adquirida
vol. volumen
vto. vta. vuelto, vuelta
VV. AA. varios autores
W vatios
W wolframio
Wb weber(s)
www world wide web
Xe xenón
Y itrio
Yb iterbio
yd Yarda(s)
Zn zinc
Zr zirconio