Información es poder I


El pase de diapositivas requiere JavaScript.


“Los aspectos prácticos de la traducción
o de cómo enfrentar al mundo y ganar dinero traduciendo.”

I parte

Por Edith Verónica Luna

Hace unos días me invitaron a conversar con los alumnos de 7° y 8° semestre de la licenciatura en traducción del ISIT y, en una charla bastante enriquecedora, tuve la oportunidad de plantearles 13 puntos que considero importantes cuando uno comienza a ejercer su profesión de manera profesional. Presento aquí la primera parte:

  1. Busca a tus clientes, porque ellos no te buscarán a ti. Existen ya una infinidad de medios de comunicación con los que puedes darte a conocer: correos electrónicos, Blogs, Twitter, Tumbler, Facebook, you name it. No hay pretexto y no es válido quedarte sentado esperando que el trabajo te caiga del cielo o que a algún conocido se le ocurra que quiere traducir todos los booklets de su fonoteca. Redacta tu CV en dos o tres idiomas y envíalo a clientes potenciales de tus áreas de especialidad, crea un blog o un sitio donde describas las actividades que realizas y así te darás a conocer. Crea una cuenta de correo especial para el trabajo, eso da una buena impresión (evita “cositahermosa@correo.com”, “foxylady@correo.com” “elchingón@correo.com” y otros por el estilo).
  2. Habla de ti y de lo que puedes hacer. Uno nunca sabe quién puede estar escuchándote. Infinidad de veces hemos estado en reuniones donde, de pura casualidad, está el Director General de la Kimberly Clark o el primo de éste y necesitan un traductor de planta con excelente sueldo. Si pierdes la oportunidad de hablar de lo que sabes hacer, nadie se enterará y vivirás en el anonimato. Cuéntale a tus amigos lo difícil que es traducir de manera profesional, cómo haces tus glosarios, cómo investigas los temas de los textos a los que te enfrentas, así como cuáles son tus tarifas y formas de pago que manejas. En pocas palabras: exalta tus habilidades y vende tu trabajo, la mayoría de los proyectos llegan mediante los amigos, conocidos o ex compañeros que conocen tu profesión.
  3. Reúnete con colegas. Solventen carencias. La unión hace la fuerza. Si hay una especialidad o una lengua que tú no manejas, intenta aliarte con un colega que sí lo haga. De ese modo se irán creando un portafolio de clientes y evitarán tener que rechazar el trabajo por falta de conocimientos o entregar una traducción de dudosa calidad. Si se labora en conjunto, habrá momentos en los que ninguno se quedará sin trabajo y podrán compartir conocimientos, lo cual enriquecerá su CV y aumentará su competitividad en el mercado laboral.
  4. Haz el miedo a un lado. Acepta retos. Esto no significa que debas lanzarte al vacío y hacer de todo sin tener los conocimientos necesarios. Analiza bien tus opciones. La interpretación simultánea, consecutiva o la traducción  inversa (a un idioma que no es tu lengua materna) son algunas de las cosas que tus clientes te van a solicitar y es probable que, siendo traductor, no te sientas cómodo con estas prácticas. Piérdeles el miedo y confía en tu preparación: si no lo haces tú, alguien más lo hará sin ética alguna y con resultados desastrosos. Todas los proyectos te dejarán una enseñanza valiosa y aprenderás, incluso, lo que NO debes hacer la próxima ocasión que te pidan algo similar.
  5. Educa al cliente. Vivimos en una sociedad cuyo conocimiento acerca del mundo de la traducción es escaso o nulo. La competencia desleal no ha ayudado mucho a eliminar la idea de que una traducción puede hacerla cualquiera que haya cursado 6 meses en el Harmon hall. Establece tus tiempos de entrega teniendo en cuenta las fases de investigación y revisión.  Fija tarifas justas con base en las horas de trabajo que le dedicas a un proyecto; el cliente debe entender la relación proporcional entre Precio y Calidad. Sí, cualquiera puede hacer una traducción por $5 dólares cada página, pero tú cobras $10 o $15 dólares porque va garantizada la calidad de la traducción. No en vano tardaste 4 años en la carrera, 2 en la maestría y 3 en el doctorado. Por último, no olvides que todo trabajo urgente implica un costo extra.  Si la primera frase del cliente es “necesito la traducción para dentro de tres horas”, no te niegues, pero explícale que tú también comes, duermes y tienes otras actividades. Si debes hacer todo a un lado por su premura, habrá que compensarte.

La próxima semana publicaré los 8 puntos restantes que se relacionan con herramientas útiles y otros aspectos que no podemos hacer a un lado cuando comenzamos a laborar de manera profesional.

Anuncios

Un comentario en “Información es poder I

  1. Gracias mil. Toda la informacion es super util, y los consejos me caen al dedillo. Mi fuerte es la medicina, voy para enfermero; pero me fascina la traduccion, y ya de joven hice mis pinitos en los diarios y un par de editoriales. He vuelto con gusto a esta labor que tambien es arte y pasion; y me alegra muchisimo ver todo el apoyo que existe. Definitivamente les seguire leyendo.
    Saludos desde New Jersey, EEUU.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s