Reseña de la novela “Chef”, de Jaspreet Singh

         Kip (su nombre completo es Kirpan Singh) es chef de profesión. Llamado por su antiguo jefe y amigo, el general Kumar, emprende el regreso a su Cachemira natal tras catorce años de ausencia para supervisar la preparación de los manjares que se servirán en la boda de Rubiya, la hija de su antiguo patrón. Detrás de esta explicación de trasfondo más bien pragmático se esconde, empero, otro motivo: Kip, hombre solitario, soltero, de edad media, aparentemente sin otra familia que su anciana madre, acaba de ser diagnosticado con un tumor cerebral y como suele suceder en aquellos a quienes la enfermedad terminal acerca progresivamente a la muerte busca hacer las paces con el pasado.

Pareciera que , la primera novela del escritor indo-canadiense Jaspreet Singh (publicada originalmente en 2008 y recientemente traducida al español por la Dirección de Publicaciones de la UNAM) parte de una pregunta que aparece explícitamente desde sus primeras páginas: “¿Por qué permití que mi vida tomara ese giro erróneo?” Esta interrogante resulta, al menos en el contexto en que su autor la plantea, de unos alcances sorprendentes: da la impresión que lo que el protagonista realmente desea responderse, que aquello que lo arroja a los insondables abismos de la búsqueda existencial rebasa en realidad los límites de su propia trayectoria personal. Dicho de otra forma: la interrogante de Kip, su viaje, el libro mismo, se antojan un pretexto, una excusa inteligente y sensible para que el protagonista (y el lector) explore lo que en mi opinión constituye la preocupación central del autor: las guerras intestinas y las discordias mal escondidas bajo la exuberante belleza natural de Cachemira.

El autor recurre al flashback para situarnos alternativamente en el contexto de la primera llegada de Kip a Cachemira y en el del anticipado (y temido) regreso de éste a la tierra que abandonó con precipitación años atrás. Lo vemos joven, en más de un aspecto aún inocente, rodeado por la densa niebla y por el colosal frío de su entorno, confrontado a los retos de su oficio como aprendiz de cocinero en la casa del general. Kip es el primero en sorprenderse de que esa Cachemira que tiene enfrente en nada se parezca “a la sombra o al paraíso” del que tanto ha oído hablar en Delhi, aunque no tardará en adentrarse en los verdaderos contornos y contradicciones que ésta encierra, primero a través de las enseñanzas de Chef Kishen, el cocinero en jefe, y luego vía sus encuentros con los personajes que lo habitan: el general, su pequeña y temerosa hija Rubiya, los soldados de la guarnición, la enfermera del hospital militar.

 

Lee la reseña completa aquí.