El ‘Chef’ de Singh… y de Luna

Entrevista realizada por Roberto Rueda Monreal para The HuffPost.

 

Spices on wooden background

BYHEAVEN VIA GETTY IMAGES

 

Para armar un buen proyecto de traducción literaria hace falta más que buenos deseos. Es ahí en donde, más allá del amor, la amistad o la sensibilidad exacerbada que suelen “argumentar” muchos escritores que “traducen”, el profesionalismo del traductor literario se pone literalmente a prueba.

Jaspreet Singh es un autor de origen indio radicado en Canadá que antes de llegar a la literatura ya era un químico investigador, perfil que más tarde proyectará en la meticulosidad de las palabras y los conceptos que utiliza en sus historias. Por no hablar de la precisión en los niveles en donde lo mismo nos lleva a complejos conflictos políticos y religiosos de su región natal que a sumergirnos, en el caso de Chef, en olores, sabores, colores y texturas que tocan algo más que la vena literaria: las papilas gustativas.

Ahora bien, así enunciado parece cosa nimia, pero mucho de lo expresado pasa por una grueso tamiz algo ingrato: en occidente solemos entender la mayoría de las ocasiones cosas totalmente distintas al respecto.

 ¡Quién mejor que su traductora al español mexicano, Edith Verónica Luna, para ayudarnos a digerir su más reciente narración!

 

¿De qué va la obra de Singh? ¿De Chef, específicamente?

Tanto Diecisiete tomates y otras historias de Cachemira, el primer libro de Jaspreet Singh, como Chef son libros que relatan el entorno de un país que atraviesa conflictos geopolíticos, describen a individuos que padecen una realidad poscolonial violenta y cruel, sin distinciones de edad o género, en historias y capítulos cuyas redes isotópicas son la guerra, la partición de la India y la comida.

Chef cuenta la historia de Kirpal, un militar retirado quien se acaba de enterar que tiene un tumor cerebral. La noticia de su enfermedad llega al mismo tiempo que una carta de su antiguo superior, el general Kumar, pidiéndole que le ayude a preparar el banquete de bodas de su hija, quien se casará nada menos que con el enemigo, un pakistaní. Así, Kirpal decide regresar a Cachemira, la ciudad de la que se despidió dejando todo atrás, para reconciliarse con su pasado y, quizá, para encontrar una cura… o al menos esa es su intención.

Lee el texto completo aquí.

Anuncios